El pasado 16 de junio la plataforma KICK fichó al streamer estadounidense xQc con un contrato de 100 millones de euros para dos años, unas cifras más cercanas a grandes celebridades o deportistas que a streamers, pero ¿qué ha pasado para que un streamer reciba una oferta de dinero tan abultada? Pues que a Twitch, la plataforma de streaming por excelencia, le ha surgido un nuevo competidor que amenaza con su hegemonía, KICK.

¿Cómo nace KICK?

Para explicar el origen de KICK nos tenemos que remontar a octubre de 2022. En esos meses, en Twitch, los streamers pasaban horas y horas jugando y apostando dinero en las ya conocidas “slots” o tragaperras, y lo hacían a través de casinos online que en muchas ocasiones eran páginas no reguladas.  A raíz de esto, la plataforma morada empezó a recibir muchísimas críticas debido a que era un contenido que podría generar grandes adicciones al público joven que consume la plataforma, y muchos de ellos no se querían ver en la misma plataforma donde se realizaban estos directos. Con lo que decidieron tomar medidas drásticas con el asunto y, desde el 18 de octubre de 2022, Twitch comenzó a regular el contenido de “slots” en la plataforma vetando contenido y con ello diferentes páginas web que como decíamos antes, no estaban reguladas y entre ellas se encontraba Stake. Stake es una empresa de apuestas deportivas y casinos online fundada por Ed Craven y Bijan Tehrani en 2018 y que desde 2021 ha obtenido grandes beneficios y gran reconocimiento internacional, ya que ha comenzado a patrocinar equipos de fútbol de la Premier League o el equipo de Fórmula 1 Alfa Romeo. Viéndose afectados por las nuevas políticas de los “slots” en Twitch, los fundadores de Stake deciden crear una plataforma que le haga competencia a Twitch y el 1 de diciembre de 2022 nace KICK. 

¿Por qué gana popularidad?

En los primeros meses la plataforma no ha tenido una gran repercusión hasta ahora, que por varios motivos ha empezado a conseguir que muchos streamers migren a su plataforma. El primer motivo claro es que en la plataforma sí está permitido hacer stream de “slots” y de piscinas o jacuzzi (un contenido que también está muy regulado en Twitch) sin ningún tipo de regulación. A esto le sigue que la distribución de la monetización es mucho más beneficiosa para el streamer; si en Twitch se tiene un contrato de 50-50 entre el creador y la plataforma, en KICK los beneficios para los creadores son de un 95% y se le suma además que las donaciones que puedan hacer los espectadores son íntegras para ellos. Este aspecto se sumó a que el 8 de junio de este año, Twitch decidió cambiar su política de publicidad para los streamers, en la que limita muchas de las posibilidades que tienen los mismos para poder obtener beneficio de marcas externas. Esto hizo que saltasen las alarmas para muchos creadores de contenido, que siempre se habían quejado de que el reparto de beneficios con Twitch no era justo con ellos y muchos se habían buscado otras formas de ingreso. Tan grande fue el revuelo que muchos de los streamers empezaron a hablar de la nueva plataforma, y Twitch tuvo que rectificar sobre ciertos artículos de la nueva normativa, pero que aún así entrará en vigor el 1 de julio.

Por último, a los pocos días de este revuelo, la nueva plataforma anuncia el fichaje del streamer xQc, uno de los más grandes streamers de Estados Unidos y del mundo, por un contrato de 2 años y 100 millones de euros, unas cifras que podrían ser impensables para este ámbito de los creadores de contenido. En el contrato no figura ninguna cláusula de exclusividad, con lo que el estadounidense podría compaginar su streaming en KICK donde quisiera, es decir, aparte de hacer sus directos en la plataforma verde podría de vez en cuando abrir directo en Twitch, aunque él mismo ha dicho que no entra en sus planes volver por ahora. Hay que decir también que la plataforma ha copiado al completo el estilo de Twitch, tanto la interfaz como la capacidad para el espectador de interactuar con el streamer a través de follows y suscripciones y como en los directos con un chat y donaciones, algo que da facilidad a los streamers para migrar a la plataforma sabiendo que estos mismos van a estar familiarizados con la interfaz.

Aún con todo esto, sigue sin ser una opción muy apetecible para la gran mayoría de los streamers, ya que la mayoría de ellos no ven factible ir a una plataforma donde se promociona tanto y se ve con buenos ojos hacer un contenido tan adulto de +18. Pero eso no quita que el día que se anunció el fichaje de xQc la plataforma publicara por redes tener más de 1 millón de nuevos usuarios.

¿Ha reaccionado Twitch?

Pues sí, Twitch ha tenido que reaccionar a todos estos acontecimientos con medidas, por miedo a que más streamers migren a la plataforma verde. La primera de ellas ha sido cambiar la política de monetización de las suscripciones para aquellos streamers que consigan 350 suscriptores de media, que podrán optar a llevarse un beneficio del 70% de estas. Pero con comillas, por que no se incluye el tipo de suscripciones más habitual en Twitch, que son aquellas que se pueden realizar con Amazon Prime, y que por tanto, este cambio para aumentar el beneficio sólo afectaría a unos 1000 canales. 

Está claro que la entrada de la plataforma KICK ha supuesto una reacción para Twitch y tendremos que seguir los pasos de ambas para ver cómo se va desarrollando esta competencia. 

× Contáctanos