Las plataformas líderes en los diferentes sectores del ocio y el entretenimiento se alzan con un nombre. Si hablamos de las compras online, nuestro gran referente es el gigante de las ventas Amazon. Si hablamos de plataformas de video y entretenimiento, Netflix se lleva el título. Pero si hablamos de plataformas de contenido en directo, entramos en terreno movedizo, porque Twitch está pisando fuerte.

¿Somos nosotros o últimamente Twitch es un nombre que suena mucho por estos lares? Es normal que una plataforma creada y hecha a sí misma por y para gamers; entre, casi sin quererlo, en competición directa por el liderazgo de las plataformas disponibles para el livestream. Para entender esto queremos resaltar una de sus bondades: ese punto inconsciente que tiene Twitch que es bastante definitorio de la propia plataforma y que fue adquiriendo gracias a los propios usuarios. Una plataforma que sobrevive gracias al ajusticiamiento de una comunidad global que vive en y por el respeto.

Así que si eres de los que disfrutan del directo y tienes tus más y tus menos con las anquilosadas plataformas de streaming que usas, estás de suerte, porque los maravillosos gamers abren su espacio para usted, Sra./Sr. Streamer.

Pero, a estas alturas del juego, Twitch se está rodeando de competidores muy directos. Para entender todo mejor, tenemos que remontarnos a los inicios de esta plataforma. Así que viajaremos 9 años atrás: la fecha del nacimiento de Twitch.

Rondaba el 2011 cuando esta plataforma para gamers fue bautizada con el nombre que conocemos. Pero, un momento, si queremos entender mejor la historia de Twitch, viajaremos unos años más atrás en el tiempo.

En los albores del streaming

2007 fue el año del streaming. Si Netflix conseguía con su nueva estrategia lanzar todo su contenido de vídeo en streaming, nuevas soluciones saldrían para contentar a un usuario que demandaba una vídeo-inmediatez que estaba llegando con cuentagotas. Ese fue el caso de Justin.tv.

Justin.tv era una web en la que tenía cabida cualquier usuario que tuviera el deseo de transmitir cualquier contenido en directo. Es decir, que estaba dividida en multitud de categorías. De esta forma, la website comenzó a aglutinar suscripciones a una velocidad inesperada.

Como ocurre en todos estos sites tan eclécticos, había categorías de mayor y menor éxito. Y para el universo de los videojuegos, ya fuera en línea o a través de las diferentes consolas, esto fue un antes y un después. Entonces, en Justin.tv, la categoría de videojuegos subió como la espuma y a una distancia más que respetable del resto de categorías.

Si queremos hacer las cosas bien, las hacemos bien. Esta categoría se convirtió en una sección con luz propia: había que darle su lugar propio en el mundo del streaming y poder gozar de la libertad y la potencia que le fue conferida. Así que en 2011, Justin.tv daba a luz a Twitch, la plataforma de gamers con la comunidad más grande del sector. Al menos por ahora.

 

Las bondades de Twitch vs. otras alternativas

Twitch comenzaba a andar sola como una plataforma de vídeos de streaming en directo. Con la comunidad más extensa de gamers. Una red social direccionada a los amantes de los videojuegos y una forma de ganar dinero para sus usuarios a través del Twitch Partner y su sistema de donaciones.

A los ojos de los gigantes del mercado, Twitch era un premio que todos querían ganar. Youtube, plataforma líder de videos online, fue la primera en tentar a la joven empresa. Como respuesta a su negativa, YouTube Gaming  apareció como una aplicación para competir directamente con Twitch. Pero murió en el intento. La app desaparecía el pasado mes de mayo.

Finalmente, fue Amazon la que se hizo con ella en 2014. En contraposición a los escépticos por la absorción del gigante, Twitch se mantuvo igual e incluso más fuerte. La comunidad ha seguido creciendo y la plataforma ha ido mejorando y ampliando su oferta de funciones y fomentando el desarrollo para terceros. Desde hace unos meses, puedes crear un perfil mucho más interactivo para tus seguidores, con la inclusión de Spotify para elegir la música que quieres escuchar mientras sigues una retransmisión; por poner un ejemplo.

 

El transfuguismo coherente

Cuando hablamos de las bondades de Twitch y su inconsciente evolución hacia el liderazgo de las plataformas para emitir en vivo, nos apoyamos en su éxito gracias a sus ventajas frente a sus competidores más directos. Que a día de hoy tienen un nombre más que claro: Facebook Gaming y Mixer.

Ante todo, Twitch es una red social más y fomenta la comunicación con el resto de su comunidad. La comunicación está basada en las emisiones en directo, aunque puedes revisitar una partida dentro del perfil del usuario. La velocidad del chat hace que esta interacción sea más fácil y real. Al menos, antes de que aparecieran sus competidores reales.

Al hablar de sus ventajas es imposible no atender a comparaciones. Y si hablamos de comparar, nos encontramos cara a cara con el grande de los grandes: YouTube. Un YouTube que ha desistido de la idea de abrazar la comunidad gamer y que ha sufrido un transfuguismo de suscripciones que han acabado en las filas de Twitch en la mayoría de los casos.

Una de las principales razones por las que YouTube ha perdido confluencia gamer, ha sido su nueva política de pagos que ha sido bastante reducida. En Twitch, además de la participación por la publicidad, hay un sistema de cobro basado en las suscripciones a los perfiles y en el sistema de recompensas y donaciones a través de bits.

Aunque hay que destacar y no olvidar que YouTube sigue siendo una herramienta primordial para dar visibilidad a los grandes gamers. Pero, al fin y al cabo es eso mismo; nada más que una herramienta.

 

La incertidumbre del futuro

Por todo esto, Twitch se ha convertido en una de las plataformas líder del contenido en directo. Sin grandes ínfulas de lo que es y en lo que se está convirtiendo. Porque todo le ha venido rodado. Y ha ido creciendo gracias a la demanda de los propios usuarios.

Sus categorías han aumentado y diversificado. Ya no es un espacio exclusivo para gamers, y sus herramientas y su gran potencia hace que todos quieran formar parte de esta comunidad. Así que lo que probablemente acabaría siendo un liderazgo se convirtió en realidad.

Aunque su reinado corre peligro por la ya conocida como ‘Guerra de los Streams’.

Todas las plataformas líderes del streaming sufrieron sus ataques y varapalos antes de posicionarse en el top. Spotify fue ninguneado por sellos discográficos y grandes estrellas del mundo de la música que finalmente cayeron rendidos a sus pies dándole el puesto que se merece.

El propio Twitch, hace apenas unos meses, sufría el mayor «trolleo» de su historia. Un ataque que inundó la plataforma de imágenes que incitaban al odio y la pornografía. Eso supuso la suspensión de nuevos registros hasta dar con los culpables de los ataques.

Ahora, el temor viene de sus iguales, dos plataformas de streaming en directo que están suponiendo un verdadero reto para Twitch. Si la marcha de Tyler ‘Ninja’ Blevins a Mixer, supuso un gran varapalo para Twitch. Recientemente, Michael ‘Shroud’ Grzesiek, seguía los pasos de su compañero hacia Mixer, como una estrategia para levantar finalmente el vuelo de la plataforma de Microsoft. Dejando a Twitch tocado de nuevo.

Pero también debemos de estar muy atentos a las jugadas de la de Zuckerberg. Facebook Gaming lleva un año pegando fuerte y se ha hecho con LOLITO Fdez que gozaba de 2 millones de seguidores en Twitch y otros tantos en YouTube y que ahora va a transmitir exclusivamente a través de Facebook Gaming.

Directito nocturno

Empezamos en 10 minutos.

Publiée par Lolito Fdez sur Mardi 19 novembre 2019

A esto hay que añadir un nuevo actor que entra en el juego: Stadia. La nueva plataforma de juegos que nos acaba de traer Google. Una plataforma que viene a sustituir a la consola en sí misma. Podremos jugar en streaming sin cargar la CPU de nuestros dispositivos, tan solo necesitamos un buen ancho de banda. Una idea aparentemente muy buena pero que se enfrenta a multitud de retos.

Competición, guerra y temporada de estrategias para todas las plataformas. Corren tiempos de lucha para los futuros líderes del “livestream”.