El pasado día 1 de febrero se llevó a cabo la entrega del Premio Antonio Moreno Espejo que, en su primera entrega, ha sido concedido ex equo a dos artículos diferentes. Este premio ha sido creado por la CNMV como homenaje al fallecido periodista. A la entrega pública del premio acudieron la familia y decenas de medios que cubrieron este acto que resultó todo un éxito. 

 

El pasado 30 de enero de 2017, fallece Antonio Moreno Espejo. A partir de este momento, la CNMV, amigos y compañeros, se platean como darle homenaje. Estos son los inicios de este galardón que premia al periodismo riguroso y de calidad; unas condiciones intrínsecas a esta institución “que promueve la transparencia de los mercados de valores y la protección de los inversores”, dice Beatriz Viana, Presidenta del jurado y Consejera de CNMV.

En esta primera edición, han participado 112 artículos de diferentes medios en papel y online. De todos estos, se realizó una preselección de 22 trabajos. Después, el jurado, en una primera fase seleccionó 5 artículos. Tras un tiempo de debate, el jurado se decidió finalmente por la entrega del premio ex equo a dos trabajos de bien merecidos.

Los ganadores del Premio Antonio Moreno Espejo 2017 son:

– El columnista Carlos De Fuenmayor por su artículo “El Euribor, a las aulas”, que se publicó en elindependiente.es.

Emocionado por el galardón improvisó unas palabras de agradecimiento. Dijo que el premio y el trabajo que se premia, “es por la protección del inversor”, y pidió que de cara al futuro “haya más espacios donde poder escribir. Yo no dejaré de hacerlo y, por supuesto, volveré a presentarme a la segunda edición de este premio”, añadió el columnista.

– Los periodistas Fernando Belinchón, Eduardo Loren García y Pablo Martín Simón por su artículo “Así actúan los chiringuitos financieros: cómo evitar caer en sus tentáculos”, que fue publicado en CincoDías.

“Invito a los asistentes a hacer un ejercicio de imaginación”. Así arrancó su discurso Belinchón como portavoz del trío ganador. Quiso exponer un caso de estafa a familias corrientes, tanto como estas familias con las que juegan estos ‘chiringuitos financieros’. El relato resultó ser un caso real trasladado a cualqyier persona que se pusiera en serio con ese ejercicio de imaginación. Dijo que un premio de este calibre, da calado de todos estos temas en los que la desinformación juega un papel muy importante. El premio, dijo, “está dedicado a todos los estafados”.

Si quieres ver al completo el acto de entrega, pincha aquí abajo.

LA NATURALEZA DEL PREMIO

Si el premio nació con dos fines claramente identificados: premiar un periodismo riguroso, del que se hace estandarte el CNMV; y homenajear al gran amigo desaparecido de esta entidad. La familia de Antonio era una imprescindible en este acto. Y así fue, acudieron al acto su viuda Gloria Martínez y sus tres hijos.

Gloria recogió un trofeo y dio un pequeño discurso, claramente emocionada, de agradecimiento al CNMV; del que dijo “estar en familia, como en casa”. Que exista un premio de esta índole con el nombre de Antonio le parece un regalo a su memoria, y añade “hablar de Antonio no es hablar de periodismo […] de hecho los dos estaban muy ajenos desde el concepto. Pero sus valores y principios, con los que él trabajó siempre, no pueden ser muy distantes de los que deben tener un verdadero periodista”. Recalcó el carácter docente y divulgativo de Antonio. Y acabó deseando que el premio dure en el tiempo y que su nombre siempre “esté ligado a ese principio de formación de docencia, y de todos los valores que él defendía”.